martes, 5 de noviembre de 2013

LA SIERRA DE GATA, SUS PUEBLOS Y EL CASTAÑAR DE OJESTO

Puerto de Santa Clara

Esta entrada trae un viaje al interior, a una tierra de rancio abolengo, de sabores y colores, de cultura y tradición, un vuelo a Extremadura que ya la echaba en falta en el blog.

Antes de entrar en materia… Para mí el eslogan de esta comunidad debería ser: ¡Sorprendente! Lejos de ser llana y árida, como la imaginamos casi todo, sus estrías solo la marcan su vetusta historia, sus lindes son una sucesión de montañas que dan cobijo a aldeas asentadas sobre un tapete verde y azul.

En el norte de la provincia de Cáceres se esconden de los valles más bellos de España, desde el conocido Valle del Jerte, a la Vera, al Valle de Ambroz, a las Hurdes…

A LA SIERRA DE GATA ¡Cruce de caminos!

Un pequeño lugar repleto de grandes sitios, enclavado en la estribación occidental del Sistema Central, frontera con Portugal y  Salamanca:


De su situación geográfica deriva su felino nombre, en la Edad Media el reino de León se extendía hasta justo este punto, cuenta una leyenda que para marcar el límite de sus territorios pusieron leones en lo alto de los montes  a modo de valla publicitaria… El objetivo se consiguió, una marca señera y vistosa a la par de mal trazada, los lugareños en vez de leones veían gatitos, vamos que el diseño era algo así como el león de Peugeot, desde entonces a esta comarca se le conoce como “Gata”.


Sus pintorescos pueblos salpican toda la serranía de pizarra y granito, si hay calificativo que une a todos ese es auténtico, como si una varita los hubiese tocado guardándolos en el tiempo, en un tiempo muy pasado, tan iguales y tan diferentes, ni siquiera el acento con el que se habla en cada uno de ellos se parece.

Goza de un singular aislamiento que ha favorecido que se mantengan usos y costumbres… Sus gentes han atesorado sus hábitos desde la más remota antigüedad, su forma de vida, la preservación de alguna lengua perdida y la conservación de su arquitectura serrana ha hecho valedoras a cinco de sus villas como bien de interés histórico-cultural.

GATA, cuando me acuerdo de nuestra estancia en esta villa me dejo llevar por su esencia…


En serio, posiblemente no sea la más bonita pero así fue y así es, no ha sufrido modificación alguna.


La capital del norte donde se habla extremeño, pero no un extremeño cualquiera, su idioma es un fósil de la lingüística de los que muchos de sus términos están en desuso.


Sus calles, sus casas blasonadas, su escudo, una lugar señorial rodeado de huertas y frutales, el olor de los limones y la casa rural Zocailla, para ir y quedarse a vivir.

Por magnético recuerdo un día que nos cayó la noche encima en el CASTILLO MUSULMÁN DE TREVEJO y así lucía en la hora bruja:


El disfrute fue distinto, entre las obras y la oscuridad no es que quisiera probar la camita, es que tropecé y caí en una de ellas.


ROBLEDILLO DE GATA, uno de los ejemplos más particulares de edificación rural, sus casas de adobe y sus callejuelas de piedra sinuosas y empinadas, a la sombra de los alerones de los tejados o de algún que otro pasadizo:


Ahora donde aluciné en colores fue en SAN MARTÍN DE TREVEJO:


O SA MARTÍN DE TREVELLU, “LA FALA” es la lengua que invade todo el municipio, no es español ni portugués, hay quien lo asemeja al astur, pero tampoco, el caso que toda esta comuna se expresan con esta lengua desde siempre y cuando lees esta escritura a lo poco descoloca ¿”Ande” estoy?


Todo el conjunto es una maravilla, sus calles, por algunas fluye un arroyo que brota todo el año, encauzado en un canalillo lateral que como regadera conduce el agua cristalina a las huertas del perímetro.

Sus casas de dos plantas en la que sobresale la superior, la primera construida en piedra y la segunda intrincada entre adobe y madera, una de las característica más singulares es la escalera exterior que da acceso a la estancia a la que llaman "poyo".


Sus plazas y su Plaza Mayor porticada:


Desde el Pilón de las Huertas  parte un sendero que vadea los frutales de San Martín y te adentra en un entorno natural de los más vírgenes de la península, EL CASTAÑAR DE OJESTO.


Una ascensión suave te introduce desde los primeros pasos en el dominio mágico de un bosque centenario de robles y castaños.

A través de una antigua Calzada Romana, conocida también como “caminu du portu”, se va surcando el Valle del Jálama o Val de Xálima ¡El de “os tres lugaris”!  Comunicando los pueblos de sus tres vertientes, en la frondosidad de una arboleda de ensueño, Salamanca, Portugal y Cáceres se dan la mano, cambiando de comunidad, incluso de país, en cuestión de pasos.


Un caminito empedrado te guía por un pasillo de vegetación en apenas 5 km. al Puerto de Santa Clara, en ocasiones es tal la espesura que apenas la indómita hiedra alcanza a ver la luz del sol.

Nuestra visita fue en otoño, sus olores y colores estaban en su máximo esplendor, el chasquido de las hojas al pisarlas, los rojos y los erizos amarillos de las castañas pilongas, esa vaina espinosa ya madura apunto de eclosionar.


Los helechos, los acebos, el musgo y la hojarasca donde se confunden las setas y hongos, da gusto perderse y encontrar algún ejemplar de boletus, mismamente.


Las almas más profundas de este remoto paraje embrujado son “Los abuelos de San Martín” y es imposible pasar a su lado y no verlos, o posiblemente, ellos te ven a ti, son los guardianes legendarios de esta senda.

Abuelo de San Martín

El castañar más extenso de Extremadura en una Sierra dulce y bucólica, cuya naturaleza salvaje hechiza a propios y extraños. Para todo aquel que huya de sitios masificados y disfrute de lo genuino,  Gata es su comarca. 

4 comentarios:

  1. Un extraordinario vuelo por estos inolvidables parajes extremeños, recordándonos, de paso, esa lejana historia de reconquista que, leída en las frías crónicas de historia, se nos antoja como algo insípido. Insipidez que, a buen seguro, no tienen esas colosales setas, ni los centenarios castaños (carbayos, como les dicen en el norte, con el que tantas costumbres y detalles comparten, pues no en vano, del norte bajaban los rebaños buscando las delicias de esta tierra), ni tampoco ese sabor a tradición, a piedra y piña de sus pueblecitos, enclavados en valles o simulando águilas custodias de otra tierra cuando menos tan mágica como esas lejanas y brumosas costas atlánticas que nos has mostrado hace poco. Como sabes, no conozco mucho de Extremadura, a excepción de Cáceres (allí hizo la instrucción militar) y un interesante pueblecito del Valle del Tiétar, llamado precisamente así, Tejeda de Tiétar, donde a buen seguro los druidas veneraban al tejo, pues era uno de sus árboles sagrados y donde fui el verano pasado rastreando las huellas de esos monjes-soldado inquietos y misteriosos que fueron los templarios. Agradable paseo, bruja. Y me alegro un montón de que la zanja no le causara ninguna herida irreparable a tus alas. Un abrazo y no dejes de sorprendernos con tus vuelos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos! Me alegra que te guste, los boletus ¡Ummmm! Y en esta zona quien los sabe encontrar... Me gusta como defines la naturaleza, esas palabras mágicas de peregrino escritor ;D y por cierto, echaba de menos un valle en los que pongo en el norte de Cáceres y es que no sé porqué siempre relaciono el Tiétar con Ávila, con Pedro Bernardo, sin darme cuenta que va un poco más allá de Candeleda, ahora, cuando he llegao a la zanja ¡¡¡¡Teee voooy a pelarrrr!!!! Son tumbas antropomorfas en un castillo musulmán conquistado y cedido a los Templarios, justo a la otra orilla, ya en tierras lusas, está Monsanto ¿Te suena? Y aquí además de casi dejarme los piños, porque no las vi, el castillo estaba en obras cuando fuimos, a oscuras y de repente me encuentro casi sin dientes y sin family, se habían esfumado todos... O no, el lema de mi familia es "la aventura es la aventura" y una fortaleza en obras, cuando elevé la vista estaban arriba de la torre con el móvil como linterna, vaya telita.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Preciosos pueblos...me lo apunto...y el castañar también.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rivi, merecen la pena y te doy mi palabra de bruja de que por este castañar te pierdes casi en soledad, un lugar tan desconocido como auténtico, en el interior de la montaña... El norte de Cáceres es una pasada y dentro de tal maravilla hay sitios como el Jerte que Gaia le sonríe no solo con sus cerezos, sino con sus cascadas, pozas, gargantas ¡Agua! Sin embargo, a ese sitio le pasa lo que al Monasterio de Piedra, va gente a tropel... Pero tal y como te acercas a las tierras lusas encuentras valles como Ambroz, las Hurdes o Gata que son un deleite para todos los sentidos y a su vez, casi vírgenes, no voy a olvidar que las Hurdes por desgracia "divina" le toca arder un verano sí y otro no...
      Un besote.

      Eliminar