lunes, 27 de mayo de 2013

AÍNSA: EL BALCÓN DEL PIRINEO


AÍNSA una villa añeja del Pirineo que la brisa de la montaña impregna de frescura. Pocos miradores hay tan excepcionales como el campanario de su colegiata, hacia un lado, los cañones de Guara y hacia el otro, la basta montaña, el Monte Perdido.


Cruce de caminos donde se accede a la zona sur y oriental del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, puerta de entrada a la Garganta de Escuaín, a los Cañones de Añisclo y al Valle de la Pineta.

Situada en la comarca del Sobrarbe un condado milenario con Marca Hispánica, su castillo se construyó en el siglo XI como protección de un territorio ya cristiano.


La iglesia de Santa María es de factura románica, de interior sencillo, detrás el altar se encuentra la cripta, que después de su restauración solo guarda la esencia de un aura lúgubre y misteriosa. De origen defensivo, de ahí su esbelta y sobria torre, una auténtica atalaya.


Su Claustro es un capricho, una partitura de arcos ojivales y de medio punto sobre una estructura trapezoidal, pequeño y coqueto, un pozo de piedra en una de sus esquinas hace a la vez de fuente de deseos.


Es complicado definir un conjunto tan armónico, se acumulan las palabras, los adjetivos... Se presenta hermosa, de piel morena, sin perder nunca la tonalidad dorada más o menos tostada por el sol. Pueblo medieval amurallado, su Plaza Mayor conserva los edificios originales sobre pórticos y está considerada de las más bellas de la península.


Dos callejuelas sinuosas y empedradas completan el casco antiguo, las casas de dos o tres plantas con  balcones repletos de macetas, plantas y flores adornan las pintorescas fachadas de piedra, la mayoría de las puertas en forma de arco.


Y los tejados ¡Qué bonitos! Las chimeneas con espantabrujas y en este detallito por lo que me toca me voy a entretener con sumo gusto, la tradición popular cuenta que sirven para proteger los hogares por su flanco débil, el que genera esta abertura superior visible solo desde el cielo, de esos seres mágicos que lo sobrevuela al amparo de la noche.


Pocas quedan originales, pero siguen presentes en la actualidad manteniendo el antiguo cuño, siendo un signo de identidad del Altoaragón. Son cilíndricas, más estrechas en la parte superior, en principio, solo consistía en poner una piedra porosa sobre la misma y así las hacía ulular el viento provocado por las temidas escobas, la parte superior está provista de varios huecos formando alguna que otra virguería que las hace diferentes entre sí ¡Fantásticas!


Aínsa está considerado por varias publicaciones uno de los sitios más bonitos de España, de este criterio ya hablé en otra entrada y como decía, no soy de decantarme por quien es más, pero sin duda, como La Alberca o Albarracín, para mí está en la lista de los top-10, solo hay que ver la primera foto con el efecto acuarela, es una pinturita y para muestra un botón, aquí un mini vídeo, un talismán que tras la pantalla permite otearla desde tierra y aire.

6 comentarios:

  1. Hola, bruja, muy buenos días. Ya me gustaría tener un balcón como este; un balcón abierto a la alquimia de la belleza. Porque si te fijas, Aínsa es como un imponente atanor en el que se mezclan los colores originales de los principales elementos: tierra, agua, aire...hasta conjugar paisajes que sólo el alma puede aprehender y los artistas, por muy hábiles que sean, intentar tan sólo reproducir. Como te he dicho en alguna ocasión, me gusta mucho la tercera fotografía, aquélla que, mostrando parte de un capitel románico por su lado izquierdo, juega con los presentimientos del espectador, obligando a su imaginación a esforzarse en el ejercicio de imaginar qué impresiones no serían aquéllas que sentían las personas que a lo largo de ese sueño eterno que es el tiempo, tenían una visión panorámica desde aquél lugar. Por la parte que me toca del Camino recorrido, sería injusto si me decidiera a votar por la belleza de un pueblo en particular, pero desde luego, si alguna vez lo hiciera, Aínsa estaría, que no te quepa duda, entre mis favoritos. No sé si lo habré dicho en alguna ocasión, pero cada vez me gustan más estos vuelos de bruja, cuyo ojo avizor vuela alto para mostrarnos tantas y maravillosas fantasías. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Buenos días Juan Carlos!! Gracias, no te voy a decir que tienes los ojos bonitos, ya lo sabes, jajaja, pero me miras con buenos ojos. Llevas razón, es un imponente atanor, en la entrada del Parque de Ordesa que hice, entre las fotos que elegí, fue una tirada desde el campanario, similar... La tiró Elva y ella es amiga del retoque, sin efecto acuarela, el caso es que le dio tanto contraste al color que parece un paisaje pitado con los cuatro elementos. La foto que dices estoy la mar de satisfecha con ella, aquí, al montarla con otra solo se ve parte, pero la original la voy a ampliar y ponerla de cuadro en casa, además se ven las chimeneas y los tejados y el agua, y el cielo, y la tierra. Sabes y esto lo debía de haber puesto en la entrada, siempre que voy al Sobrarbe o a la Ribagorza, tierra de nuestro Rivi, voy a Aínsa, la plaza Mayor es mayor literalmente, la continuación al patio de armas del castillo, los soportales y que se la ve auténtica, posiblemente por estar más morena por el sol, ahora hay muchos restaurantes, pero es fácil remontarte a la que te tomas una cerveza a el pasado e imaginarla con el centro de la villa, donde se producían todas las actividades, la imagino zoco, un gran mercado, donde se centraba el comercio, la economía. Hablando de la plaza, esta vez me ha llamado la atención un montón de cosas en comparación a anteriores veces, siempre que he ido los coches a la plaza no, salvo autorizados, esta vez sí y tiene una razón de ser, estaba casi vacía, eso es impensable, siempre hay mucha gente y los restaurantes pecan de al alza, pues no, todos los restaurantes vacios y los menús ¡¡¡Ummmmmm!!!! Risoto, asados.... En fin peazo de menús a un precio bajo, ya pecan de a la baja y VACIOS!!! ¡¡¡Qué mal!!! Menos mal que vino el dueño de las llaves del campanario, porque por la baja actividad, no va todos los días.Las fotos han quedado preciosa pero este pueblo se tiene que mover ya, lo vi un poquito solo, lo mismo coincidió o eso espero. Muchas gracias y un besote.

      Eliminar
  2. Viva para siempre la Cruz
    Viva nuestro rey Jimeno
    Viva la villa de Aínsa
    que tanto asiste al cielo.

    Estratégico enclave militar del medioevo, que llegó a ser capitel del Sobrarbe, es un lugar digno del vuelo de tu escoba. Lástima que en los años 50 del "progreso", el arco que enmarcaba la entrada a la Plaza Mayor, se destruyera para dar paso al primer autobús de la villa.
    A punto estuvimos de sorprenderte para invitarte a comer ternasco al horno de leña en el Bodegón de Mallacán.

    Besotes, Bruji

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Malvís! ¡Cómo me gusta la canción! No estaría mal cantarla en septiembre aunque creo que este año no toca... la cruz sobre la carrasca que convenció de su cristiandad a Garci-Ximeno y sus tropas que la reconquistaron, aunque, no sabía el detalle del arco. A punto, a punto... Si es que... No sé como se llama el restaurante donde comimos, la verdad es que comimos de lujo, ahora, y dado que me fío mucho de tú opinión culinaria, iremos al Bodegón de Mallacán.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  4. Precioso lugar y magnífica descripción, por no decir las fotografías, preciosas! Estas muy guapa al lado del pozo, menudos días de sol que os hizo!!

    Besotes brujos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Baruk! ¡Gracias! Y ¡Cómo mola lo de los besotes brujos! Aínsa fue donde no viniste a comer, mira que estábamos cerca. Imagino que esta villa la conoces y si la personalizo, el pueblo en general posa mejor que la mejor de las modelos, es precioso, todavía estoy cambiando adjetivos a lo que le sumas el tiempo, Lorenzo estuvo sonriente todo el día! Besotes brujos!

    ResponderEliminar